Separador verde

Flecha Alquiler de Apartamentos
Linea
Flecha Compra-Venta Apartamentos
Linea
Flecha Donde Comer
Linea
Flecha Empresas de Servicios
Linea
Flecha Fiestas y Tradiciones
Linea
Flecha Historia
Linea
Flecha Gastronomía
Linea
Flecha Que Visitar
Linea
Flecha Direcciones de Interés
Linea
Flecha Galería de Fotos
Linea
Flecha El Tiempo en Oropesa
Linea
Flecha Aviso legal
Linea
Flecha Contratar publicidad
Linea
Flecha Noticias
Linea
Flecha Inicio

facebook  twitter


Que visitar

El inmejorable clima de que disfruta la población de Oropesa del Mar le invitará a la práctica de todo tipo de deportes, podrá disfrutar del mar y del sol en las playas de Les Amplaries, Morro de Gos y de la Concha o de la pesca deportiva, en los acantilados de la zona sur del litoral. Si pasea por el casco antiguo, descubrirá mágicos rincones con sabor medieval. Acérquese hasta el Faro, situado en el cabo de Oropesa y cerca de la la Torre del Rey, para deleitarse con la brisa del mar y las vistas espléndidas sobre los acantilados. Para terminar dedique un día a recorrer los senderos cercanos a la sierra de Oropesa y disfrute del panorama de los campos de naranjos en un primer plano.

Otras excursiones detacables desde Marina Dor son Peñiscola, donde destaca el castillo del Papa Luna contruido entre 1294 y 1307. Las grutas de San Jose situadas en Vall d'Uxo que tienen el rio subterraneo navegable mas largo de Europa. Incluso algunos deseen acercarse a Valencia a ver La ciudad de las Artes y las Ciencias con u magnífico L'Oceanográfic.

El Castillo de Peñíscola - más info
El Castillo de Peñíscola es una fortaleza que ocupa la zona más elevada del peñón sobre el que se sustenta la antigua ciudad de Peñíscola. Comparte con el Vaticano y el palacio de los papas de Aviñón el privilegio de haber sido Sede Pontificia, una de las tres que ha habido a lo largo de la historia. Se comenzó a construir en 1.294, concluyéndose la obra en 1.307; sus promotores, los enigmáticos templarios, la edificaron a imagen y semejanza de los castillos de Tierra Santa. Pero la época más importante de sus más de 700 años de existencia es, sin duda alguna aquella en la que fue refugio de D. Pedro de Luna, el Papa Luna, Benedicto XIII. Para poder entender bien la personalidad de tan insigne figura, fundamental en la historia de Europa, se han de recorrer sus austeras salas sus sobrios patios y sus adustas torres, todo ello rodeado por el omnipresente mar Mediterráneo, del que Benedicto fue Papa: el Papa del mar.

Las grutas de San Jose - más info
El Río Subterráneo de las Grutas de San José es una cueva natural de incomparable belleza.
Visitar el río subterráneo navegable más largo de Europa le permitirá adentrarse en las profundidades de la Tierra surcando en barca unas tranquilas aguas, contemplar las caprichosas formas de las rocas que la acción del agua ha moldeado durante miles de años, retroceder y avanzar en el tiempo a velocidad de vértigo al imaginar el crecimiento de estalactitas y estalagmitas, escuchar el silencio, percibir el murmullo del agua, oír el eco que produce caer una gota de agua sobre una laguna subterránea, descubrir un hermoso paisaje que la naturaleza ha mantenido oculto desde la noche de los tiempos hasta nuestros días.

La ciudad de las Artes y las Ciencias - más info
La Ciudad de las Artes y las Ciencias (en valenciano: Ciutat de les Arts i les Ciències) es un complejo arquitectónico, cultural y de entretenimiento de la ciudad de Valencia (España).

El complejo, diseñado por Santiago Calatrava y Félix Candela, fue inaugurado el 16 de abril de 1998 con la apertura de L'Hemisfèric. El último gran componente de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el Palacio de las Artes Reina Sofía, fue presentado en sociedad el 9 octubre de 2005, día de la Comunidad Valenciana, aunque su programación regular no comenzó hasta el otoño de 2006.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias está situada al final del viejo cauce del río Turia, cauce que se convirtió en jardín en los años 1980, tras el desvío del río por la gran riada de Valencia en el año 1957. Constituye, hoy en día, el mayor reclamo turístico de la ciudad de Valencia.

La Torre del Rey
Se empezó a construir en 1413 por orden de Fernando de Antequera, rey de la corona de Aragón, para defender la zona de posibles ataques sarracenos o de piratas berberiscos, hecho no precisamente aislado y que había convertido las costas de Oropesa del Mar, según palabras textuales del propio Rey, en costas que “En lugar de hombres, las habitan panteras; y en lugar de aves domésticas revoletean los buitres y los cuervos”. Curiosamente se fue construyendo con donativos en cepillos de las iglesias colocados a tal efecto y con donativos particulares de las gentes de la corona de Aragón, principalmente de Valencia. De todas las ampliaciones y mejoras que en ella se hicieron, quizás la más importante de todas fue la que realizó Juan de Cervellón en 1534, dejando los muros de la misma en 4 metros de anchura. En 1564 la torre fue comprada por Felipe II por 10.000 ducados, por lo que pasó a llamarse la Torre del Rey.


Faro
Construido junto a la Torre del Rey, cuatro siglos después de la construcción de la misma, tuvo que ser emplazado en el lugar que ocupa debido a que la situación ideal para su ubicación ya había sido ocupada por dicha torre. Se inauguró en 1859 y se convirtió inmediatamente en una pieza clave para el tráfico marítimo en la zona, con lo que ello significaba para el desarrollo del comercio en Oropesa del Mar, todo un baluarte del progreso económico y social de la Villa, que anticipó sin duda la entrada definitiva de Oropesa del Mar en el siglo XX en inmejorables condiciones.

Torre de la Cordá y de la Colomera
Si observamos el perfil de la costa de Oropesa del Mar por su lado Norte, vemos un litoral suave y uniforme, de fácil control visual. No ocurre lo mismo si dirigimos la mirada al Sur, donde nos encontramos con la zona de la Renegá, de pequeñas calas y relieve escarpado. Las torres colomeras o vigías se construyen para auxiliar a la Torre del Rey en las labores de vigilancia para incrementar el control sobre la costa. Hoy en día, ya sin valor estratégico, siguen siendo un punto de referencia para maravillar al visitante, desde donde se experimentan sensaciones yuxtapuestas de brisa y mar, una música perfecta para observar la arquitectura de la naturaleza sobreuna vegetación autóctona de formas increíbles.

Oropesa la Vella
Los primeros asentamientos humanos de Orpesa la Vella se remontan en el tiempo hasta la Edad de Piedra. Desde entonces iberos, romanos y musulmanes optaron por vivir aquí, convirtiéndola en un enclave fundamental para el comercio de la zona. Así se refleja en los nombres de algunas vías que hoy en día todavía existen, como el “camí dels traginers” o el “camí de la fusta”.

Llegó a tener astilleros propios y fue abandonada definitivamente por los árabes con la construcción del castillo. En mayor o menor medida podemos decir que Orpesa la Vella ha sido testigo de la crónica cotidiana de Occidente, una historia no escrita que, sin embargo, ha forjado el espíritu de un pueblo con mar, ese inestimable aliado de la prosperidad y siempre temida senda invasora.


Casco antiguo Oropesa del Mar
Donde las piedras hablan, donde los rincones tienen duende, donde los sentimientos se encuentran.
Un paseo donde el protagonista de la historia será Ud. mismo, nosotros le proponemos unos puntos de interés turístico y cultural, y dejamos el resto para que descubra la magia y el encanto de un espacio único, cargado de historia y con bellos rincones donde hacer un alto en el camino y difrutar...


 


 

Marina dOr